ENAMÓRATE DE UN DESAYUNO

En estos días se habla mucho del amor, ya que se acerca el día de los enamorados. Es una festividad que muchos celebran y otros se mantienen al margen de ella. Yo soy de las que intento celébralo todo, siempre hay buenas excusas para ello, créeme.

El día del amor, es un día importante para celebrarlo ¿Solo ese día, es el día del amor? Pues no, ese y todos. Pero ese día vamos a pararnos y vamos a dedicarle un poco más de atención y  recordarnos que: hay que querernos más,  regalar mucho amor a los demás,  mimarnos y  regalarnos más momentos para nosotros y los nuestros.

Levántate con este desayuno y té enamorarás nada más empezar el día.

EN LA TABLA

  • Huevos de codorniz.
  • Queso, de tu elección, cortado en lochas.
  • Jamón Cocido al natural.
  • Lonchas de salmón ahumado.
  • Mantequilla.
  • Mermelada de fresas.
  • Frambuesas.
  • Tomate cherry.
  • Onzas de chocolate.
  • Aceite de oliva virgen.

CACHARRERiA

  • Tabla cuadrada.
  • Jarra o similar para servir el aceite.
  • Cuenquito blanco.
  • Mini plato blanco.
  • Cuenco central para los huevos. El de la tabla es en forma de corazón, sustituye por lo que tengas y sirva para lo que realmente es, poner los huevos y que se vean bien.
  • Molde o moldes en forma de corazón. Si no tienes ¿Te atreves a hacerlos con una plantilla y un cuchillo, a modo de punzón, poco a poco? Ánimo 😉 se complica un poco la tarea pero la ocasión lo merece.

 MANOS A LA OBRA

  1. Saca la mantequilla de la nevera, y con el molde, corta 5 corazones de ella  (o cuantos necesites, depende de los que seáis o quieras presentar). Ponlos en el plato pequeño, que queden visibles. Resérvalos. Con los restos de la mantequilla, que te ha sobrado de  hacer los corazones, guárdalos con el resto de la mantequilla en la nevera para siguientes ocasiones.
  2. Con el queso en lochas elegido haz corazones con el molde de corazón. En la foto hay dos medidas diferentes de corazones, utilicé dos moldes de diferente tamaño. Resérvalos y con el resto de queso que sobra, de hacer la forma de corazón, guárdalos bien tapados y utilízalos para hacer bocatas o poner en ensaladas.
  3. Haz rollitos con el salmón y el jamón cocido. Reserva también.
  4. Corta el chocolate a onzas, corta 3 o 4 por comensal.
  5. Corta los cherry por la mitad y resérvalos.
  6. Pon la mermelada de fresa en el cuenquito. En la foto tiene una lluvia de semillas de chía por encima. Totalmente opcional.
  7. Pon el aceite en una jarra o similar.
  8. Los huevos de codorniz los prepararemos una vez esté la tabla montada. Así que seguimos con estos cuando explique el montaje de la tabla.

Todos estos pasos los puedes preparar la noche antes, así cuando te despiertes solo tendrás que montar, hacer lo huevos y disfrutarla.

¡A MONTAR LA TABLA!

  1. Saca la tabla, ponla en una superficie lisa y pon las tostadas de pan, en abanico como en la foto.
  2. Sitúa el cuenco donde irán los huevos en el centro (los huevos será lo último que pondremos en la tabla.
  3. Pon el cuenco y el platito con la mantequilla en diagonal con el cuenco central. La foto te guiará, una imagen vale más que mil palabras 😉
  4.  Búscale sitio al aceite, empujando con este las tostadas  hacia el interior de la tabla, hasta que quede en una esquina bien plantado.  Recoloca bien las tostadas una vez situado.
  5. Pon los rollitos de jamón cocido y de salmón cómo en la foto.
  6. Coloca los quesos cortados en forma de corazón en el lateral derecho y ves situándolo sueltos por donde veas que quedan +  vistosos.
  7. El hueco que queda entre las tostadas inferiores y el jamón es un buen lugar para el chocolate, yo lo situé allí pero si ves un hueco más interesante ponlo allí.
  8. Rellena los huecos que van quedando en la madera con  las frambuesas.
  9. Pon los tomatitos repartidos por encima del jamón cocido y del salmón. En la foto tiré un poco de eneldo por encima en estos rincones, tiene doble función: da un buen sabor y sirve como decoración.
  10. Termina haciendo los huevos de codorniz. Estos los he hecho en la sartén  pero cocinado tipo plancha. Pongo unas gotas de aceite, casco los huevos y los tapo  dejándolos  que se hagan poco a poco hasta el punto que deseo.  Tú hazlos como más te gusten, y una vez hechos ponlos en el cuenco del centro. Espolvoréalos con sal en escamas (si no tienes pon sal gorda, y si de esta tampoco tienes pues la sal que tengas).

Ya tienes tu tabla de desayuno para enamorarte nada más empezar el día. Acompáñala con la bebida que más te apetezca: zumo, café, leche vegetal, agua, y si te vienes arriba…una copita de cava ; ) Disfrútala charlando y compartiéndola,  haciéndote un autorregalo, disfrutándola mientras  ves una serie, o escuchas música. Lo que quieras, es tu momento.

¡¡Quiérete y regálate esté momento corazón!! 

0 comentarios en «ENAMÓRATE DE UN DESAYUNO»Añade el tuyo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *